GUAIDÓ O MADURO MASONERÍA O CHAVISMO



¿Cuándo dejarán de sufrir los habitantes del Virreinato de la Nueva Granada (actualmente Venezuela)? Todos los medios de comunicación nos están vendiendo la rebelión de Juan Gerardo Guaidó como la esperanza de la libertad para los neogranadinos, actuales venezolanos. Libertad, bonita palabra, aunque abstracta, vacía... Porque nadie nos dice si es una “libertad de algo” o una “libertad para algo”. Libertad, sólo el mencionarla ya sugiere las barras y estrellas... Aclaremos una cosa: la libertad de Guaidó no es ni una “libertad de” ni una “libertad para”, es la libertad masónica. Es la libertad abstracta, sin fundamento, es una libertad herética procedente de la herejía protestante transformada durante el s.XVIII en la Gran Bretaña en la libertad masónica, en la “libertad luciferina”.

Porque parece que así es. Juan Gerardo Guaidó, hermano masón de la Logia Benjamín Franklin nº13 de Nueva York, es la solución del judío George Soros para la Nueva Granada. Todos los medios de comunicación le apoyan, todos los gobiernos liberales-masónicos occidentales le apoyan. Y todo en nombre de una libertad abstracta, indefinida, una libertad que no se sabe de qué ni para qué.

¿Es este un alegato de apoyo al tirano socialista y chavista de Maduro? En absoluto. Esto no es más que una reflexión con criterio para todo aquel que la quiera leer. Los neogranadinos ya tienen sobrada experiencia con la masonería inglesa desde aquél traidor a Dios, a la Patria y a la Corona de Simón Bolívar. Este hermano masón de Bolívar ya les familiarizó con aquella libertad luciferina masónica con la que tan ansiosamente engañaron los criollos rebeldes del s.XIX a todos los españoles de las Indias. Pero de aquellas lluvias, estos lodos, como reza el refranero castellano.

El socialismo chavista vino a paliar los desaguisados liberales perpetrados durante decenios en la Nueva Granada por los criollos masones. Pero su solución no pudo ser peor: un marxismo recalcitrante que llevó a todos los neogranadinos al hambre y a la pobreza. ¿Y la solución es volver al mismo régimen liberal y masónico, a las mismas oligarquías criollas, liberales y masónicas que propiciaron la toma del poder del socialismo chavista? Mi humilde opinión es que no: saltar de la sartén para caer en el fuego.

El judío George Soros ya se está frotando las manos imaginando cómo introduce toda su influencia y su ideología de género a través del hermano Guaidó en la Nueva Granada, un territorio todavía virgen para él. Sólo ruego a Dios y a la Virgen Santísima que los neogranadinos reflexionen de una vez sobre su suerte y sobre su pasado. Reflexionen y descubran cómo todas sus desgracias comenzaron con su “pecado original” particular: la rebelión contra Dios, la Patria y la Corona.

Rubén Valero



Comentarios