DESHUMANIZACIÓN



Hace ya algún tiempo leí una entrevista a un miembro de ETA en la que declaraba, a modo de resumen, que él no mataba a tal persona o tal otra, sino a una institución; y es que la deshumanización de la víctima siempre ha sido un recurso psicosocial importante para sobrellevar la pesada carga que supone acabar con la vida de un semejante. Para los esclavistas, los negros no eran seres humanos y, por ello, el señor podía disponer de sus vidas; afirmaba Hitler, en el año 1939, que un judío era un ser vivo, pero que no había base científica para que se pudiese afirmar que sea un ser humano, y ello le ayudo a intentar su exterminio.

Toda esta parte de la historia humana nos saca los colores y trata de hechos de los que nos avergonzamos y que creemos ya superados, pero no es así. En esa misma línea, la entonces ministra Viviana Aído, en el año 2009, afirmaba que un feto de 13 semanas es un ser vivo, pero no un ser humano porque, según ella, tampoco hay una base científica para ello; teoría que es mantenida actualmente por casi todos los abortistas. Seguimos deshumanizando a nuestros semejantes para poder eliminarlos, pero me consuela pensar que, dentro de algunas generaciones, los seres humanos se avergonzarán de nuestro comportamiento.

C. Riestra

Comentarios