Empezamos bien


Por qué será que no nos extraña.


El flamante gabinete recién estrenado de D. Pedro Sánchez inicia su andadura política a la manera que, desgraciadamente, nos han acostumbrado los políticos de la democracia, directamente o a través de las caprichosas decisiones de consortes, parejas de hecho o de deshecho.

Dña. Begoña Gómez, esposa de D. Pedro Sánchez, acaba de tomar posesión del Palacio de la Moncloa y, como “buena ama de casa”, ha considerado que los muebles del caserón "son un horror", por lo que ha decidido cambiarlos, por muebles nuevos por supuesto, para que su familia, y ella misma, puedan desarrollar sus importantes labores por el bien de nosotros, sus administrados, convenientemente.

El que podamos "ser guiados con acierto y sosiego hacia los destinos paradisíacos del socialismo" va a costar al erario público, léase a nosotros, solamente unos 500.000 €, al parecer algo más.

Por otra parte el mediático Ministro de Cultura, D. Máxim Huerta, fue condenado en 2017, no hace “nosecuantosaños”, el año pasado, al pago de 243.000 € por defraudar a Hacienda a través de la sociedad Almaximo Profesionales de la Imagen SL, sociedad de la que era único accionista y administrador desde enero de 2006.

Por supuesto “Moncloa ve totalmente solventes las explicaciones dadas por el ministro Huerta”, también por supuestísimo “Huerta dice que tiene sus obligaciones al corriente y descarta dimitir al no tener ninguna deuda moral”.

Apuntan maneras, las mismas que han ido desarrollando todos aquellos, casi todos vamos a decir, que acceden al poder, solo que estos en el estreno, no han podido esperar siquiera un poquico.

Comentarios